jueves, 22 de marzo de 2012

CONCEPTO DE RÉGIMEN ALIMENTARIO

En otro post (AQUI) ya esbozamos el significado del concepto DIETA y el error de hacer sinónimo al concepto REGIMEN ALIMENTARIO y CURA.
Analizamos, precisamente, esos conceptos y sus matices diferenciales.

La palabra RÉGIMEN deriva del latín "regímen" y se aplica a múltiples ámbitos (social, económico, jurídico, religioso, político,....) pero dentro de cualquier acepción siempre expresa forma de conducta, plan de acción, norma, regla en como encarar a nivel personal o global precisamente cada ámbito que afecta a nuestra vida.
Uno de ellos es la nutrición.
Mientras que DIETA es una forma o modo de vida, el RÉGIMEN ALIMENTARIO es una modificación y derivación de la misma.

La gran diferenciación entre ambos conceptos es por dos motivos: la voluntariedad y temporalidad.
La DIETA es una elección propia de forma de alimentación (basada en una pirámide nutricional que aconseja o recomienda), llevada a cabo permanente e indefinidamente.
El RÉGIMEN (dejaremos de añadir alimentario porque ya sabemos qe hablamos de nutrición) sería un plan de acción impuesto y cerrado, con normas fijas y estrictas (generalmente restrictivas y de prohibición) que se lleva a cabo durante un periodo concreto y finito (ya que, debido precisamente a esas normas o reglas de alimentación, a largo plazo conllevarían importantes desequilibrios en el organismo derivado de carencias fundamentales de nutrientes o por esfuerzos metabólicos excesivos)
Haciendo un símil muy conocido y fácil de entender, la DIETA es entregar una caña y enseñar a pescar, mientras el RÉGIMEN es ofrecer el pescado sin más.

El nutricionista que se precie dará una DIETA, es decir, pondrá y enseñara los medios, unos hábitos saludables, una forma de alimentarse que permita mantener el equilibrio en nuestro organismo, es decir la salud, sin su ayuda posterior y para que la desarrolle de forma autónoma la persona.
Si lo que quiere es un negocio buscando exclusivamente la rentabilidad, pues dará un RÉGIMEN (eso si, convenientemente disfrazado con la palabra DIETA) haciendo un flaco -mira, queda graciosa la palabra en este momento- favor a la salud de la persona, desarrollando una dependencia absoluta con el teórico dietista, aunque si mejorará ostensiblemente su cartera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada